miércoles, 30 de enero de 2008

A MI ME PASO JUGANDO A RUGBY: JPR WILLIAMS (Madrid)


Llega a esta sección una anécdota de un clasico del foro, JPR Williams, forero de Madrid, ex jugador de Arquitectura entre otros equipos, y un cronista magnifico como podreis leer.

Cuando yo empecé a jugar al rugby, principios de los 90, no existía tanta información como hay hoy en día sobre el rugby de los países más potentes y, salvo el V Naciones, era muy difícil conocer que pasaba por las Islas y por Francia, no había Internet, ni se jugaba la Heineken Cup, etc… Por ello, los jugadores españoles tendíamos a idealizar a aquellos jugadores y países donde el rugby era más popular que aquí e imaginábamos que en Gales eran todos mineros, con patillas, dientes negros y jugaban todos al rugby o los ingleses eran todos enormes y con orejas de coliflor.
Con esta visión un tanto inocente (por no decir muy inocente) cuando sólo llevaba un año jugando al rugby, nos fuimos 4 jugadores de rugby españoles a ver a 2 amigos que estaban de Erasmus en la Escuela de Minas de Camborne (Cornualles). La llegada fue espectacular, nos llevaron al pub de la Escuela, nos presentaron a los jugadores del equipo de rugby (nos veían como nosotros veríamos a 4 ingleses toreros). Entre pintas y algunas bromas como llamarnos de “four bloody spanish fishermen” (“cuatro sangrientos pescadores Españoles”) (estábamos en plena guerra del fletán), nos ofrecieron jugar al día siguiente en su segundo equipo contra un equipo de un pueblo de al lado llamado Saint Ives. Al día siguiente, con una buena resaca y los nervios típicos de jugar un partido en la tierra donde lo inventaron, nos fuimos en coche al pueblo en cuestión. En mi caso me dejaron unas botas dos tallas más pequeñas que las mías y un pantalón y una camiseta 4 tallas más grande. Nos juntamos un grupo formado por lo descartado del primer equipo, algún despistado del segundo al que habían engañado y los 4 españoles. La alineación se hizo al peso, a mí me tocó de primer centro donde jamás había jugado y a mi lado tenía un segundo centro que solía jugar de 8. El partido no tuvo mucha historia, no recuerdo el resultado, pero lo que más me impresionó fue que a diferencia de en España, aquí placan hasta los malos. Después el equipo de Saint Ives nos invitó a comer unas deliciosas beans que ayudaron a que todas las cervezas del día anterior salieran a tiempo y a unas cuantas cervezas.
Lo mejor, la camaradería y el buen trato recibido por el simple hecho de ser jugadores de rugby y disfrutar de este deporte del que no hay dos igual en el mundo.

En el resto del viaje tuve la oportunidad de conocer a Jonathan Webb y a uno de los Lewellyn pero ya sería enrollarme mucho. (te emplazamos para proximos capitulos, tus anécdotas en “sepia” son una autentica maravilla…)

9 comentarios:

spot dijo...

Estupenda anecdota....jajajja, es verdad, todos los galese mineros..... y los ingleses bobbys!!!

rexman dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
old player dijo...

Buenisima historia Williams, para los no angloparlantes, ¿que son las beans?

bone-heat dijo...

as míticas alubias con una especie de salsa dulce que comen en los desayunos normalmente.

JPR WILLIAMS dijo...

Puedes imaginarte como siento a un estómago resacoso unas beans (judías en salsa dulce), con aceite de vete a saber qué, con huevos, salchichas, etc... Te deja limpio por dentro.

rexman dijo...

ja, ja y luego dicen que el rugby es duro... eso si que es un entrenamiento.

mik dijo...

no me quiero imaginar la mele....

SPOT dijo...

espero jugarais con pantalon de color negro

carnivoro dijo...

y mascarilla. ¡Pobre hierba!